miércoles, 21 de abril de 2010

De la Rosa no tiene la culpa

La prometedora pretemporada de Sauber no ha sido corroborada por el inicio de temporada. Las cuatro primeras carreras han sido un rosario de problemas técnicos. Kobayashi sólo ha podido terminar una carrera. De la Rosa ni eso.

Hace unos días aparecieron rumores acerca de la posible sustitución, a partir de la temporada europea, de De la Rosa por Pastor Maldonado (piloto venezolano que compite en GP2). La noticia me sorprendió mucho, no me la creía. Casi al mismo tiempo, el equipo Sauber declaró que la adaptación al coche de Pedro de la Rosa estaba siendo mucho más problemática de lo que pensaban (también afirmaron esto de Kobayashi, pero hicieron mayor hincapié en el piloto español.

Lo lógico sería que esos rumores se quedaran en eso. Porque, en mi opinión, la elección de los pilotos por Sauber no ha podido ser mejor. Kobayashi es un piloto joven, con un futuro prometedor, que el año pasado demostró en Toyota ser muy rápido, inteligente y con una capacidad de adaptación realmente increíble. Por su parte, De la Rosa es un piloto experimentado, tanto piloto titular (con Arrows y Jaguar) como probador (Mclaren Mercerdes). Es precisamente el piloto que querría cualquier equipo para desarrollar su monoplaza.

Si el monoplaza no está como se pensaba es por cuestiones técnicas, no por los pilotos. Estoy seguro que en los próximos grandes premios los Sauber comenzarán a ir bien. Pero será necesario mucho trabajo por parte de los ingenieros, aunque a ello no va a ayudar la falta de presupuesto de la que adolece el equipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario